jueves, 15 de marzo de 2012

Poema: 'Preámbulo'

PREÁMBULO
Harapos de oscuridad
que ocultan tu nombre,
estatuas bajo la impresión de los astros,
riscos donde se encrespa el retén
de la sangre astillada:
decidme la verdad como anuncia
la campanada su eco;
decidme la verdad sin el balcón
del poema y su ceniza.
Como charcos de ausencia
-un dosel de monedas y cajas de zapatos
en el lomo retorcido
de los días venideros-,
mis manos ya no son mis manos.
Repito: ¿dónde quedó el dibujo
de la transparente forma?,
¿es tu reflejo paloma sin cabeza
que aletea en un espacio sin aire?
Te pregunto, sin miedo,
bajo el sol de tus muslos:
¿cómo os llamáis si no os veo?,
¿cómo sentís mi boca torcida
si aún es de noche?
Y aún más: ¿por qué
en el centro mismo del poema
no hay palabra que me acerque a ti,
que me haga más de ti tan tuyo,
hasta que sobren los pronombres?

2 comentarios:

  1. Hasta que sobren los pronombres.... más desnuda todavía que en Salinas, ¿no compi? Siento haber tardado tanto en dejar un comentario pero estoy -como todos- hasta arriba de exámenes y demás... y además (valga la redundancia) las cosas importantes dicen que se hacen esperar.
    Dicen que la poesía es el alimento del alma, la escalera de incendios de la vida... gracias por darnos un pequeño bálsamo para que esos peldaños sean más llevaderos de subir gracias a tus palabras.
    Qué gustazo, Isma.
    Besos.
    P.d. Tengo que elegir un perfil para publicar y te va a salir un blog mío de hace siglos que tengo bien abandonado, el pobre.

    ResponderEliminar
  2. No sientas nada, compañera, ¡es que soy muy pesado con mis cosas! He intentado acceder a tu blog pero no me aparece la dirección en tu perfil: ¡dámela ya! Es una orden (aunque sea de hace siglos, ja). "La poesía es la escalera de los incendios de la vida". Una maravilla, una poética de supervivencia, sin duda.
    Un besote.

    ResponderEliminar