lunes, 28 de mayo de 2012

Poema: 'Comunicando'


Me coges la mano
y no toco más que el dragón húmedo.
Te nombro en todos los silencios,
(¿cuál era tu número?, ¿en qué agenda
se suprimen los adjetivos?),
por un momento pienso que somos
dos sombras fugaces de la memoria rota
de lo que nunca ha existido.
La raíz de la mentira
-nunca me digas nunca jamás-
aunque sobren las palabras
y aquel señor me reproche que no sonría
a la puerta del metro.
Comunicando.
“¡Eh, tú, sí, el de enfrente! ¿Puedes sujetarme
la comba de los sueños?”.
Todos respondieron alguna vez que sí.
Borrar, empezar de nuevo.
¿Y esta quietud que asombra
su propio hálito más firme
que los senos de la esperanza?
Otra vez. Comunicando. Piiiiiiiiiiiiiiiiiiiii.
¿Por qué nunca está cuando se la necesita?
Silencio. Ropa usada. Maquillaje de los chinos.
Tus labios incoloros que nunca tocaron
los míos.
El invierno. Aquella noche cuando me repetías
(comunicando):
“Mientras yo esté, nada has de temer”.
¿Por qué no viniste a verme a las cinco y media?
Subes el embozo del crepúsculo.
James Dean puede esperar.
¿No es este tu número de teléfono?
Comunicando.
Quizá mañana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario