miércoles, 13 de junio de 2012

Poema: 'Amanecer'

“Más que las flores abiertas,
me interesan las que están por abrir”.
Lo dice Nicanor Parra,
que hunde sus manos en la sombra
para llenárselas de luz.
Más que el poema acabado,
me agrada lo que aún no tiene forma:
el papel, la pantalla del ordenador,
la rama astillada por un soplo violento
de aire insomne.
El viento empuja las palabras,
mis manos empujan las palabras,
el atardecer empuja las palabras
mientras camino esperando el roce
de la suave luz de la amanecida,
tan lejos, tan cercanamente extraña,
tan dentro de todas las cosas
que parecen nacer de nuevo solo para ti.


2 comentarios:

  1. ..."Sin embargo, ¡qué solas
    quedan las palabras
    cuando surge un silencio
    de larva; cuando el péndulo
    inmóvil del tiempo
    queda suspenso, alzado
    en la absoluta quietud
    de la distancia!"

    (Voz que no llama adónde)
    Remedios Nieto Lorca

    ResponderEliminar
  2. Cuelga
    El silencio. Lo pronuncio.
    No, no lo digas. Cállate.
    No te metas en problemas.
    Vive resignado, acepta tu destino.
    Su nombre se evapora
    al otro lado de la línea.
    Lo que aún no ha llegado
    ni tiene nombre y es solo eso:
    un puñado de fotografías
    ajadas, el rostro del padre,
    después de dos años solo silencio,
    todas las distancias caben
    en la misma ausencia.
    Cuando aún nos buscamos las manos,
    cuando aún el dédalo de la infancia
    es una voz que llama adónde,
    deixis, párpados dormidos,
    el cuerpo tenso:
    “Déjame las llaves de casa;
    ¿dónde escondiste la lapicera
    con la que subrayaba versos olvidados?;
    sí, mañana a las cinco; no tardes; cuelga ya”.

    ResponderEliminar