miércoles, 11 de julio de 2012

Poema: 'El mundo parece que se cae'

El mundo parece que se cae
y solo atiendo al hondo ruido
de las palabras.
Por ejemplo, esa gota que transparenta
la raíz del miedo hasta volverse sangre
o volverse cristal y que no ciega sino
su propia luz.
El mundo parece que se cae,
pero todo cobra sentido
en este momento en el que un hombre
siente vergüenza de ser hombre:
Toco con mis manos el recuerdo de aquel beso
y de aquel olor a tierra mojada
y de aquellas palabras de mi hija que aún
resuenan en la memoria:
“Papá, se me olvidaba: te quiero mucho”.
El mundo parece que se cae
y no doy ninguna razón para que no se caiga:
toco con mis dedos las altas tapias
de las flores, camino por pasillos lejanos
con pósters de Elvis o de los Rolling,
y hasta la sonrisa de aquella alumna
con un libro manoseado bajo su axila
-Gil de Biedma, profe, qué maravilla-;
y los versos de José Manuel,
y las palabras de Jesús Pastor
hablándome de Machado,
y hasta el mismo Machado
y todas sus mujeres que no eran
otra cosa que la poesía.
El mundo parece que se cae;
las palabras, los poemas parece
que se caen.
El recuerdo del tiempo de los dioses.
Quiero ser hombre,
pero ser hombre es muy duro.

1 comentario:

  1. Leeré más a Gil de Biedma.Hace tiempo leí alguno de sus poemas. Pero después de leerte creo que debo descubrirlo mejor.
    El mundo parece que se nos cae.Esta tarde a mí se me está cayendo, pero sé -ya me pasó más veces- que mañana encontraré la luna que no vi, o las estrellas apagadas volverán a encenderse, o alguien me hará abrir los ojos a la alegría...o eso espero

    ResponderEliminar