miércoles, 29 de agosto de 2012

Poema: 'Querido padre'


Querido padre:
Esta mañana han llamado a mi puerta,
me ha ladrado un perro,
me te tomado una tarrina de helado,
el cartero me ha entregado una carta
certificada.

Querido padre:
Esta mañana ha nevado y he salido
con las niñas al parque para levantar
un muñeco de nieve.

Querido padre:
Estamos de vacaciones
y aún no me han ingresado
la paga extra. Así,
¿cómo demonios quieren que compre
los regalos de Navidad?

Querido padre:
Tus nietas siguen creyendo
que Papá Noël existe y que los Reyes Magos
no son tan corruptos como los nuestros,
aunque yo insisto en que lean la prensa,
contraten a un detective, chequeen
las cuentas de Suiza o de algún paraíso
fiscal de los que hay por el mundo.

Querido padre:
Esta mañana han llamado por teléfono
preguntando por ti y les he dicho la verdad:
te estás metiendo la vida padre ahí arriba,
tú que pensabas que Dios no existía
-y lo sigues creyendo, estoy seguro-.
No ha debido de gustarles la respuesta,
porque han colgado bruscamente
soltando una soflama contra los irreverentes
como yo.

Querido padre:
Por aquí las cosas andan un poco mal,
dicen que los políticos no valen para nada,
no cumplí la promesa de enviarte por correo
-pero, ¿adónde?- mi primera novela
-me debes una dedicatoria, ¿no lo sabías?-.

Querido padre:
Alguna vez fue el dolor, pero perdónalos,
porque no saben lo que dicen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario