domingo, 28 de octubre de 2012

Poema: 'Se ausenta la luz'


Se ausenta la luz
y todos los matices adquieren
el don de la clarividencia.
El recuerdo navega solitario,
imágenes confusas que detienen
el tiempo y se extrañan
de los amarillos y ocres del otoño.
Ahora, mientras miro tras el cristal,
la vida es una caracola muda
bajo el mar confuso de la memoria.
Soy porque fui,
soy porque no hay otra manera de ser
bajo el cuerdo son del frío.
Se ausenta la luz
y todos los matices adquieren
tu nombre enamorado,
un día más que fue ayer,
cuando nos desconocíamos
y, por eso, nos amábamos.
Intento olvidarlo, pero no puedo:
antes de que tú fueras,
de que te elevaras hasta mí.
Hoy, la luz es la misma de entonces,
su matiz hermano,
su voluta de cristal.
Hace mil años un hombre parecido
a mí vio también decaer el día,
guardarlo en su seno,
soñar con su vida a todas luces
memorable.
No tienes la certeza, pero nada es fácil.
Esa luz, el deslumbramiento
de tantos días,
la intuición de la crisálida,
el misterio del que naces
bajo la tupida sombra del sueño.
Mientras el camino aún es largo,
se ausenta luz.

2 comentarios:

  1. La nostalgia se derrama por doquier en este poema, Ismnael. Una deslumbrante nostalgia, transcrita a golpe de intención y de matices.
    Enhorabuena.
    Y como tus poemas siempre me inspiran, ahí va mi respuesta poética:

    "...Soy porque fui,
    soy porque no hay otra manera de ser
    bajo el cuerdo son del frío."

    "Se ausenta la luz"
    (J. Ismael Alonso)


    PORQUE FUI


    Y así, con la luz ausente
    y aliento del sol
    derramado, fugitivo
    en destellos de púrpura
    seda,
    busco incansable la huella
    que el hijo del tiempo
    dejó tras su paso.
    Mas, violetas mis labios,
    plenos de anhelo
    por besar cualquier flor
    de invierno escarchada,
    balbucen serenos
    y calmos,
    aspirando vahos de añiles
    auroras.
    Y aunque la nada a veces
    me ignore y esquive
    y apenas hoy
    sea y me reconozca, "bajo
    el cuerdo son del frío",
    la simple intención de amar,
    me incita
    invitándome otra vez a ser.

    R. Nieto Lorca.

    Saludos.


    ResponderEliminar
  2. "Y aunque la nada a veces
    me ignore y esquive
    y apenas hoy
    sea y me reconozca"

    Ay, cuánto me gusta este polidíndeton.
    Un beso.

    ResponderEliminar