martes, 9 de octubre de 2012

Poema: "Todo cuanto acontece"


Enhebra una palabra en busca de luz.
Todo cuanto acontece.
Bajo la respiración de los astros,
no hay nada que ensanche el huido
don del alumbramiento.
Palabra a palabra,
hasta quedar exhausto.
Llegas para quedarme
en el centro mismo de tu ausencia.
Todos los pronombres no son más
que tu latido.
Lo sé: no me digas otra vez
que no sirve de nada.
Una página más, el quiebro azul
de aquel atardecer en que nos amamos
y nada, ni nosotros, en torcida espera
de la aurora.
Qué afán por confundirnos
y enterrar nuestros nombres;
qué prodigio de luces heridas
en la veleta oxidada de todos los vientos.
Todo cuanto acontece.
Piedra y esparto,
cristales esparcidos en la luz
por la luz.
“Nunca volveré a ser joven”,
me dijiste.
Gil de Biedma.
Uno más.
Por ejemplo.

1 comentario:

  1. Ya no recuerdo cuándo,
    pero aquel día
    supimos que habitábamos
    por siempre en el lado
    oscuro del umbral.
    Supimos que ya no hacía
    falta volver la cabeza
    ni mirar lejos.
    Que la historia se iba
    destejiendo entre
    los escombros,y que poco
    a poco, el aire
    la alejaba y diluía.
    Supimos que ya no había
    retroceso; que el tiempo
    teñiría de azul
    el declinar de tu existencia
    y nos revelaría
    los espectros ocultos
    de un cielo vasto
    e intemporal.

    Ya no recuerdo cuándo,
    pero sé que aquel día
    lo supimos.

    (R. Nieto Lorca)


    Sin palabras, Ismael. Aún enhebrándolas, me faltan palabras. Un abrazo.

    ResponderEliminar