miércoles, 7 de noviembre de 2012

Poema: 'Breve apunte de un poema'


No soy nada sin tu mano de nieve,
sin tu voz que acuna las alondras,
sin la estrella distante de un verso quebrado.

No soy nada sin el tiempo de la derrota,
sin las palabras dormidas de espanto,
sin el amanecer roto de un nuevo día.

No soy nada sin la palabra preñada de verdad,
sin las manos manchadas de verdad,
sin el recuerdo poblado de verdad
no soy nada.

Tú y yo juntos, a pesar de las mentiras,
caminando por la misma calle de la tristeza,
Ojal de instantes derramados,
hacha apagada en su misterio,
dos palabras juntas, no más.
Lo demás, sobra.

4 comentarios:

  1. ¡Qué fluir más intenso! ¡Cuánta sensibilidad derramada...! Como para no inspirarse. Una maravilla, Ismael, enhorabuena.

    Mi respuesta:

    "...dospalabras juntas, no más.
    lo demás, sobra".

    (Breve apunte de un poema)
    J. Ismael Alonso.


    PUEDO LEER

    Puedo leer de mí misma,
    profunda oscuridad,
    que soy porque eres tú:
    pasto renacido, voz
    que habla o canta.

    Y puedo ver un paisaje,
    y una piedra por donde
    un río resbala.
    Y un árbol que sostiene
    un pájaro,
    y un silencio de azules
    alas.

    Puedo leer de mí misma,
    profunda oscuridad,
    que soy porque eres tú:
    azul color aprehendido,
    luz que amanece o alba.

    Y puedo ver un paisaje,
    y una pluma
    por donde el viento pasa,
    y un jardín que sostiene
    un verso,
    y un rumor de mar
    en calma.

    Puedo leer: pasto, voz,
    luz, color,
    alba...
    y ver río y árbol,
    y verso y pluma,
    y libro que amanece,
    y pájaro que resbala,
    y silencios aprehendidos,
    y piedras de azules alas,
    y paisajes que sostienen,
    y luces de brisa y alba...

    Puedo leer de mí misma,
    profunda oscuridad, que
    soy porque eres tú: sólo
    un verso que amanece
    sobre un silencio
    que canta.

    Y puedo ver una pluma,
    y leer que sostiene
    un árbol - color
    de un verso aprehendido -
    luz que amanece o pasa.

    Veo y leo:
    pasto, voz,
    luz, color,
    alba...

    y río y árbol,
    y verso y pluma,
    y pájaro paisaje,
    y silencios
    que resbalan...

    Puedo leer de mí misma,
    profunda oscuridad,
    que soy porque eres tú:
    pasto renacido; voz
    que habla o canta.

    Saludos. Reme

    ResponderEliminar
  2. Soberbio poema, Reme: "pasto renacido; voz
    que habla o canta". Llega un momento en que te fundes en las cosas. Maravilloso.

    ResponderEliminar
  3. "sin tu voz que acuna las alondras"
    Me gusta.
    http://tambienlaverdadseinventa.blogspot.com
    Te dejo mi humilde y nuevo blog por si algún día quieres pasarte. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Tomo nota, Amanda. Gracias por visitar este humilde rincón de la poesía.
    Un saludo.

    ResponderEliminar