domingo, 24 de marzo de 2013

Finalista IV Día de la Poesía de Segovia


El pasado 23 de marzo tuve el honor de compartir 'cartel' con los magníficos poetas finalistas del IV Día de la Poesía de Segovia. Uno, que además es de la tierra, no pudo menos que sentirse privilegiado. El acto empezó con una extraordinaria visita literaria por la ciudad, a cargo del sabio y amigo Jesús Pastor Martín; continuó con la fotografía de rigor junto a la estatua de Antonio Machado en la Plaza Mayor; prosiguió con una suculenta comida de la tierra en Casa Vicente (en la que no faltaron judiones de La Granja y cochinillo), y acabó en el Palacio de Quintanar, donde los finalistas -servidor incluido- leyeron sus poemas. Mi reconocimiento a Norberto García, el organizador del acto y también poeta, por su esfuerzo y compromiso con la poesía. Además de las imágenes del día, dejo constancia del poema premiado, Amanecer, que espero sea de vuestro interés.


AMANECER
“Más que las flores abiertas,
me interesan las que están por abrir”.
Lo dice Nicanor Parra,
que hunde sus manos en la sombra
para llenárselas de luz.
Más que el poema acabado,
me agrada lo que aún no tiene forma:
el papel, la pantalla del ordenador,
la rama astillada por un soplo violento
de aire insomne.
El viento empuja las palabras,
mis manos empujan las palabras,
el atardecer empuja las palabras
mientras camino esperando el roce
de la suave luz de la amanecida,
tan lejos, tan cercanamente extraña,
tan dentro de todas las cosas
que parecen nacer de nuevo solo para ti.


3 comentarios:

  1. Preciosa velada la que nos enseñas,
    que bien os lo pasáis y que pobres
    de estos eventos estamos por estos
    lares nuestros.
    la poesía de lujo,
    Un fuerte abrazo y entradas como
    estas son las que hacen falta, que
    la gente vea que las letras no son
    de nadie sino para compartirlas.

    ResponderEliminar
  2. Siempre es un palcer que a uno lo citen como amigo, especialmente cuando uno aspira realmente a serlo, a pesar de distancias. Lo de "sabio", da más miedo; lo podemos dejar en entusiasta del tema y aficionado a la conversación.

    En todo caso, el día fuje bueno, muy bueno. Y da gusto leer crónicas como esta.

    Suerte a todos.

    Jesús

    ResponderEliminar
  3. Hola, Jesús:

    La distancia puede existir, pero la afinidad afectiva rompe todas las fronteras espaciales. Un lujo poder compartir conversación contigo y escuchar, sí, tus sabias palabras. A este paso, me voy a volver un incondicional tuyo.

    A ver si pronto hay otra ocasión de echar una charla... Te deberías animar con el facebook, ¿te atreves?

    Un abrazo fuerte.
    Ismael

    ResponderEliminar