martes, 26 de marzo de 2013

Poema: 'Hoy'


Hoy las palabras saben de otra manera.
Se han levantado perezosas,
señalan a la lluvia sin paraguas,
leen las noticias con espanto,
buscan a Lorca entre manuscritos perdidos,
recitan su letanía como una hoja seca
bajo el tintero de la noche.
Hoy las palabras saben de la amarga
espera de las horas,
se retuercen bajo el laurel
de las voluntades afectivas,
entran en blogs y en webs
de dudoso prestigio,
anotan comentarios
como una botella sin mensaje
arrojada al mar.
Hoy las palabras se detienen
junto a mí, sin aire,
me hablan de muchachas ajenas,
de rostros perdidos en el tiempo,
de un bidé de marca
donde los lápices sin punta
trazan el amor sin aristas.
Hoy las palabras saben
a agua ancestral,
a tierra llena de lombrices,
a fuego quemado en una copa,
a esa mano que anudaba
la tuya sin remedio.
Hoy.
¿Hasta cuándo tus dientes
masticarán este aire
de luces apagadas?

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. La melancolía hecha palabra, Ismael, o la palabra hecha melancolía. De cualquier manera, imposible no sucumbir a tanta seducción poética. Imposible no cargarse de esa energía íntima - que no pasiva -, que tanto poso deja y que con tanto acierto transmites. Un magnífico poema lleno de luz interior, aunque "las palabras hoy te sepan de otra manera, y se hagan amargas a la espera de las horas".
    Enhorabuena y ahí te va mi respuesta:

    AHORA

    Ahora que el temor se me asoma a los ojos
    y fiel se arrodilla a los pies de este silencio;
    que mi voz se repliega y se despoja
    de tiempos ancestrales y de sueños.

    Ahora que esta luz engañosa de papel
    preside los confines más profundos;
    que se oscura en las bóvedas vacía
    de los cielos cambiantes y las manos.

    Ahora que los días se deslizan desnudos
    y hostigados; que hibernan suspendidos
    sobre espejos de noches ateridas,
    o sobre lechos púrpura de paja.

    Ahora que el sol se derrama anaranjado
    palpitando ceniza entre la umbría; que
    el canto de la alondra en su desahucio
    con jirones de alma se devana.

    Ahora que el mundo se silencia
    y retrocede; que lento se disuelve
    con preludios de muerte prematura
    y espasmos de agonías calcinadas.

    Ahora que es imposible sacudirse de una
    vez la pesadumbre; que alejarse del barro
    que se adentra subversivo es llenarse
    de temblor la boca y la garganta.

    Ahora que temo y desposeo,
    que aguardo y desespero,
    que abandono y me alejo,
    que me aíslo y me silencio,
    que callo,
    que bebo mi culpa de sangre
    y de justicia,
    que desando el dolor y me fragmento...

    Ahora que la lluvia se me aloja con pereza
    en la piel y la palabra; que este friso
    de versos desgastados no es más que un
    fluír de trágicos conceptos,
    quiero que hasta ti llegue mi nombre.

    R. Nieto Lorca.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Mi respuesta:

    http://ismaelalonsoalvarez.blogspot.com.es/2013/04/poema-ahora.html

    Un beso fuerte.

    ResponderEliminar