sábado, 23 de agosto de 2014

Poema: 'Apunte de la felicidad' (Viaje a Madrigal de las Altas Torres)'

Fuente: http://www.madrigal-aatt.net/convento.htm


                                  A mi hermano, porque
                                  no siempre los versos son tristes.



Llegamos al pueblo
a última hora de la mañana,
un sábado de agosto.
Visitamos el antiguo hospital
levantado por Juan II;
la iglesia principal,
San Nicolás de Bari;
los exteriores
de Santa María del Castillo,
el convento de agustinas
de Santa María de Gracia.
En este último, una monja
risueña franquea el paso
y explica con desidia
salas de audiencias,
el antiguo refectorio,
una inscripción referida
a Fray Luis de León,
el claustro, la capilla real,
tallas de Juan de Juni,
de Berruguete;
una estampa curiosa
del niño Jesús
en brazos de San José.
En la primera planta,
las habitaciones reales
de Juan II, de Isabel I
-la estrecha estancia
en la que vino al mundo-,
braseros y candiles de entonces,
un escritorio del siglo XV,
el retrato de los católicos monarcas
que estampa tantos libros de historia.
La visita acaba y la misma
célibe, apoyada en un bastón
que sostiene sus ancianos pasos,
nos conduce a la salida.
Bullicio y flashes,
comentarios de última hora,
explicaciones que ofrecen
sentido a lo que no es sino
mera conjetura.
Hoy, en Madrigal de las Altas
Torres, Ávila, el pueblo con el nombre
más hermoso de España,
según Dámaso Alonso,
fui feliz, secretamente dichoso.
Sabedlo,
antes de que la noche
traiga nuevos presagios y temores
y borre la rutina de la luz
del lienzo escondido
en el corazón anhelante.
Un solo deseo encumbra
palabras vanas.
Hablo con la piedra lo mismo
que un hombre hace consigo.
A solas.
En la hermosa compañía del tiempo
y su eco.

1 comentario:

  1. Sabio es el que reconoce la felicidad.A veces, pasa, se pasea y convive con nosotros como un fantasma divertido, pero apenas perceptible.
    Pero el que la siente y lo sabe, está besando la vida y chocando sus manos con ella. Ese flash de felicidad te enciende el alma. Me alegro de que seas consciente de su rayo.

    ResponderEliminar