lunes, 11 de agosto de 2014

Poema: 'Somos hijos de la luz'


Somos hijos de la luz,
la buscamos sin remedio;
tanteamos a oscuras
en cuadernos viejos,
en arcones olvidados
donde el deseo
es hermano pobre,
apenas sol añejo
de tiempos que no existen;
cruel venero
donde crecen hierbas,
se arrumban aperos,
y tanteamos a oscuras,
siempre, siempre de nuevo,
la raíz amarga
del plomo y su espejo.
Somos hijos de la luz
en un campo seco
donde nace la pobreza,
y, aun así, cavemos
como sabe el hombre
y su inútil esfuerzo,
como arar sin palabras
la dureza de un cuerpo
amado sin más,
que habita lejos
de la sangre y sus entrañas.
Decidme, hijos del tiempo,
dónde queda
el propósito primero
del amor sin alambiques,
de los cuerpos ciertos
y su agonía del verano
donde sueña el hielo.
Mis manos dos nubes,
miradlas, nubes sin cielo
que sostienen la tarde
como templado velo.
Somos hijos de la luz
donde sueña el tempero
tu fruto de mañana;
mi mano en tus dos senos
prosa de la noche,
apagada luz de tu recuerdo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario