domingo, 27 de diciembre de 2015

Poema: 'Intento escribir mi biografía'


Intento escribir mi biografía.
Unos pocos cuerpos amados,
la tierra seca, a pesar de la lluvia,
el olor a resina y a certidumbre,
la mirada asombrada ante
el ataúd del padre,
los castillos de arena,
y los dedos de arena,
y los cañones inmensos,
humeantes, en los arenales,
junto a Raúl y Rubén,
la luz tenue de la alegría,
junto a mi madre que me llama
a las dos en punto –la comida en la mesa-
de la tarde.
Intento escribir mi biografía.
El silencio y su cuerpo de nieve,
el silencio y su dureza en el frío,
el silencio y los cañones
que apuntan al mar de pinares
a las dos en punto de la tarde,
mientras, a la hora de comer
-volutas de niebla en los labios-
intento reescribir mi biografía.

2 comentarios:

  1. <>
    .................................

    Hasta aquí te trae
    la feliz memoria. Hasta aquí
    el silencio en línea
    destegiendo círculos de nieve
    e hilvanando ausencias.
    Hasta aquí te trae
    la feliz memoria: el tiempo
    huido con dedos invisibles
    y sombras en las manos.

    Hasta aquí,
    la frontera de una tarde
    que escapa y agoniza
    volviéndose de nuevo
    a las alturas. Mañana
    será otro día para seguir
    creyendo
    que nada ha muerto del todo
    porque nada del todo muere:
    bastará con cerrar los ojos,
    sentir sobre los hombros
    la esencia
    y vibrar como cuerda de cítara
    en manos de Apolo.

    Los pies sobre la tierra siempre, eh?. Sigue intentándolo, Ismael

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. <>
    .................................

    Hasta aquí te trae
    la feliz memoria. Hasta aquí
    el silencio en línea
    destegiendo círculos de nieve
    e hilvanando ausencias.
    Hasta aquí te trae
    la feliz memoria: el tiempo
    huido con dedos invisibles
    y sombras en las manos.

    Hasta aquí,
    la frontera de una tarde
    que escapa y agoniza
    volviéndose de nuevo
    a las alturas. Mañana
    será otro día para seguir
    creyendo
    que nada ha muerto del todo
    porque nada del todo muere:
    bastará con cerrar los ojos,
    sentir sobre los hombros
    la esencia
    y vibrar como cuerda de cítara
    en manos de Apolo.

    Los pies sobre la tierra siempre, eh?. Sigue intentándolo, Ismael

    Un abrazo.

    ResponderEliminar