jueves, 30 de marzo de 2017

Poema: 'Noche de abril'

Aún pende del labio
la grieta,
agua de la penúltima sombra.
Decir lo que no significa
sino amplitud, horizonte,
esta luz que no es tu luz,
pureza sin mácula
en los cuerpos cansados.
Aún pende del labio
el nombre que cae,
la sílaba oscura
que compite en silencio
con el ser y su nada.
Como el molinero
que muele el mismo grano,
tu palabra, nuestra palabra:
la misma y siempre ajena,
intuición del enigma,
lucerna en la noche de abril.

miércoles, 29 de marzo de 2017

Poema: 'Hoy'


A Sonia García Méndez


Hoy voy a cantarte
sin esperar la alegría.
Hoy voy a cantarte
con mis manos sucias,
con la esperanza cierta
de los días azules
y de los días grises
que evocan los días azules.

Hoy es ayer y es mañana
y es nada, la raíz de todo.
Hoy es tu cuerpo tendido al aire,
hoy vives dentro
de lo que no tiene límite:
atisbo, metal, sangre,
forma incompleta
del ser y su espejo.

Hoy, después de todo,
no es más que hoy:
la lista de la compra,
los abrazos perdidos,
la guitarra en su funda,
el cuaderno en su cajón,
las tijeras y los adioses,
los abrazos,
otra vez los abrazos,
dentro de los mismos abrazos.
El coro infantil
que inunda el alma de gozo,
este momento en el que no eres tú
porque, acaso, seas más tú
en el canto.

Hoy eres porque somos,
hoy eres mañana
porque fuiste.
Hoy.
Ser en el tiempo:
verdad y belleza
bajo el perfil de la última nota.

domingo, 12 de marzo de 2017

Poema: '¿Por qué la luz?'


¿Por qué la luz?
¿Por qué ese almendro
y su flor reciente
en lo alto de la colina?
¿Por qué, oculto en el rincón
oscuro de la edad,
afloran notas olvidadas,
anhelos pretéritos,
cuadernos húmedos
de imprecisa letra?
¿Por qué la luz?
¿Por qué nombras
lo que no es
y se eleva en palabra,
en puro acero,
en deleite de roca
en su naciente grieta,
en agua que rompe su cauce
para ser de nuevo estío;
amante arena en las manos,
cuerpo y labio,
azogue y transparencia,
ya rama desgajada de abril.
¿Por qué la luz 
si solo eres su anhelo,
su búsqueda,
su límite dulce?
¿Por qué eres
cuando llegas?
¿A través de qué camino
regresar a ti?
Dime, silencio:
¿por qué?

sábado, 4 de marzo de 2017

Breve apunte de tu ausencia


A Lirio Sáez Crespo

Si naciste de la muerte
y soñaste con la vida,
si vuelves a la vida
con la muerte adentro:
escarcha y alondra,
dintel y primavera;
los ojos del agua,
el roce del agua,
tus pies en el agua,
el amor en el agua;
los “te quiero” en el agua,
aquella vez en el agua,
tu piel larguísima en el agua.

Si vida y muerte
son solo muerte y vida,
si a la vida gritas sí,
y no a la muerte
que asciende 
en plenitud de vida.
El agua no piensa en la muerte,
la luz no alumbra la vida
porque desconoce
lo que vive en la muerte.
Te llamo desde la muerte
y tu nombre es pura vida,
ajeno desde la vida,
amante desde la muerte.
Tu recuerdo: ¿es vida
o es muerte?

Si naciste en la vida
para volver a la muerte,
para ser pura vida,
para ser dulce muerte:
presagio, tu abrigo,
la copa vacía,
mi alma llena de ti,
los zapatos llenos de ti,
el aire lleno de ti;
ausencia de ti,
habitante de ti,
viajero de ti,
signo de ti.
Ser.
Contigo.
Sin mí.