domingo, 12 de marzo de 2017

Poema: '¿Por qué la luz?'


¿Por qué la luz?
¿Por qué ese almendro
y su flor reciente
en lo alto de la colina?
¿Por qué, oculto en el rincón
oscuro de la edad,
afloran notas olvidadas,
anhelos pretéritos,
cuadernos húmedos
de imprecisa letra?
¿Por qué la luz?
¿Por qué nombras
lo que no es
y se eleva en palabra,
en puro acero,
en deleite de roca
en su naciente grieta,
en agua que rompe su cauce
para ser de nuevo estío;
amante arena en las manos,
cuerpo y labio,
azogue y transparencia,
ya rama desgajada de abril.
¿Por qué la luz 
si solo eres su anhelo,
su búsqueda,
su límite dulce?
¿Por qué eres
cuando llegas?
¿A través de qué camino
regresar a ti?
Dime, silencio:
¿por qué?

sábado, 4 de marzo de 2017

Breve apunte de tu ausencia


A Lirio Sáez Crespo

Si naciste de la muerte
y soñaste con la vida,
si vuelves a la vida
con la muerte adentro:
escarcha y alondra,
dintel y primavera;
los ojos del agua,
el roce del agua,
tus pies en el agua,
el amor en el agua;
los “te quiero” en el agua,
aquella vez en el agua,
tu piel larguísima en el agua.

Si vida y muerte
son solo muerte y vida,
si a la vida gritas sí,
y no a la muerte
que asciende 
en plenitud de vida.
El agua no piensa en la muerte,
la luz no alumbra la vida
porque desconoce
lo que vive en la muerte.
Te llamo desde la muerte
y tu nombre es pura vida,
ajeno desde la vida,
amante desde la muerte.
Tu recuerdo: ¿es vida
o es muerte?

Si naciste en la vida
para volver a la muerte,
para ser pura vida,
para ser dulce muerte:
presagio, tu abrigo,
la copa vacía,
mi alma llena de ti,
los zapatos llenos de ti,
el aire lleno de ti;
ausencia de ti,
habitante de ti,
viajero de ti,
signo de ti.
Ser.
Contigo.
Sin mí.

martes, 28 de febrero de 2017

Poema: 'Antes del nombre'


Nombras lo profundo del aire
y tu piel se esconde tras la certeza.
Déjame abrazarte otra lluvia,
déjame buscarte mi voz
en el eco de lo que fue
y es centro impreciso de ti,
lucerna en la tempestad,
curso detenido en su ascenso,
tiempo más allá del tiempo
que coronan los labios,
camino que vive en su transcurso,
hora exacta del ahora
que dilata su espera
en la penumbra de los sentidos.
Nombras lo que te llama
sin tú saber ser:
la esperanza del campo vacío,
el grano seco y su esencia,
el rumor de la tarde,
primera sombra enlazada
a la altura de la noche.
En lo profundo del aire,
tú y tú confundidos
en húmeda ala.

miércoles, 1 de febrero de 2017

Poema: 'De par en par'


Como la voz que olvidó
la ternura y su abandono,
has cerrado la puerta de casa,
has abierto las ventanas del poema;
te has hecho lejanía
y tacto sin relieve,
memoria antigua,
lo profundo del aire.
Esperas con la puerta cerrada,
con las ventanas de par en par,
con el hilo oscuro de la luz
que decanta el silencio
y lo eleva, y te transforma,
y te colma de paciente maravilla.
Tu boca en el cristal,
tu boca en este atardecer
sin decir lo que ama:
la arena y las palabras,
las horas caídas;
el humo y las tachaduras,
el espejo y su otredad.
Amor muy dentro del simple roce.
De par en par,
con el cuerpo abierto
a la nieve del primer día.

lunes, 30 de enero de 2017

Poema: 'De ti a ti mismo'

De ti a ti mismo,
ninguna otra es nuestra luz.
Desconocerte
en el centro detenido,
en la nube vaporosa,
en la palabra ya silencio puro.
Rompes nuestros nombres,
elevada raíz del asombro:
de ti a ti mismo
lo que no dijiste,
lo que latía detrás
de las hojas secas,
lo que era simple ansia
de ser,
ya ajeno,
pura certidumbre.

Poema: 'Escucha el tiempo'

Autor: Wolfgang Claussen

Escucha el tiempo.
La lluvia que acontece
sobre la piel agradecida,
apenas toca la piedra,
acaricia los labios fríos.
Escucha el tiempo.
Contempla esta belleza
que no es tuya:
lo que perdura en la noche
del poema,
lo que ama el cuerpo
en su sombra,
lo que persigue el pájaro cantor
en su delicia.
Escucha el tiempo.
Mira con tus ojos
que no son los míos,
bebe con esa boca
que es de otro,
toca la luz ya amanecida.
Escucha el tiempo.
Escúchalo, dentro
de lo nuestro,
dentro de lo otro
que eres tú.
Dentro.
Dentro del tiempo mismo.

martes, 24 de enero de 2017

Poema: 'Breve definición de la poesía'


                    A mis alumnos de 2º de Bachillerato

Quizás, después de la pregunta,
este misterio sin resolver:
cuánto dice lo no dicho,
qué esquirla de tiempo 
podemos conjurar,
por qué si no te nombro no soy,
qué miras en el agua detenida,
dónde la sed y el naufragio,
cuándo el adjetivo y su sombra,
cómo olvidar si la piel yace
confundida con la luz.

Quizás, después de tu pregunta
-qué diapasón de estrella,
qué fulgor de la sangre que redime,
por qué entender, sin entender nada-,
nunca sepas la respuesta
en los labios caídos de la noche,
en las banderas humeantes
de los símbolos necesarios.

Porque somos, queridos amigos
-creedme sin palabras,
creedme sin vuestra voz ni mis manos-,
esperada ofrenda
del mismo enigma.